Sintomatología

Los síntomas principales en la Fibromialgia son mayor sensibilidad al dolor y  fatiga generalizada, aunque hay otros muchos.

  • · Dolor constante y generalizado que afecta a varias partes del cuerpo, como el cuello,  los hombros, la espalda, la zona lumbar y las caderas. El dolor puede llegar a ser incapacitante,  describiéndolo  como profundo, intenso, “quemazón” y punzante. Las expresiones que utilizan los afectados son “ me duele todo” o  “me  duele de los pies a la cabeza”.
    · Fatiga: Suele estar asociada al Síndrome de Fatiga Crónica, aunque no todos los casos diagnosticados de Fibromialgia lo están de Fatiga Crónica. Entendemos fatiga como cansancio generalizado, que no tiene que ver con el esfuerzo,  llegando a ser severa en la mayoría de los casos.  La fatiga limita gravemente  las actividades de la vida diaria tanto dentro como fuera de  casa, asi como las relaciones con la familia y amigos.

 

OTROS SÍNTOMAS:

  • Rigidez matutina.
  • Trastornos cognitivos (dificultad para concentrarse, confusión, pérdida de memoria).
  • Trastorno del sueño por intrusismo de ondas alfa ( sueño no reparador, dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes).
  • Apnea nocturna
  • Sensación subjetiva de hinchazón  en las extremidades: No es objetivable a la exploración física ni a las técnicas diagnósticas.
  • Intolerancia al frío, luz y ruido intenso.
  • Intolerancias, químicas y alimentarias.
  • Bruxismo (rechinar los dientes).
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Parestesias (hormigueo en manos y pies), asociándose con mayor frecuencia al túnel del carpo.
  • Cefaleas fronto-occipitales.
  • Dismenorrea (antecedentes)
  • Síndrome seco (síntomas): Sequedad oral, oftálmica o vaginal.
  • Síndrome del Colon irritable (estreñimiento, diarreas, gases), problemas digestivos.
  • Urgencia miccional
  • Fenómeno de Raynaud.
  • Tendencia a la ansiedad, depresión y pérdida de autoestima, como consecuencia de las dificultades personales, familiares, laborales y sociales derivadas de la enfermedad.

 

Es importante destacar que los pacientes se quejan a menudo de rigidez, más intensa al levantarse, alteraciones del sueño (es característico el sueño fraccionado y poco profundo) y sensación subjetiva de hinchazón en las extremidades que luego no es objetivable a la exploración física ni con las técnicas diagnósticas. El cansancio o fatiga suele  durar  la mayor parte del día y empeorar con el ejercicio físico  dando lugar a  parestesias (sensación de hormigueo) en las porciones distales de las extremidades en manos y  pies; no obstante se ha demostrado que la fibromialgia se asocia con mayor frecuencia al síndrome del túnel del carpo.

Todos estos aspectos llevan al paciente afecto de fibromialgia a un peregrinaje por los distintos servicios médicos en busca de una orientación terapéutica adecuada que, en muchos casos, les resulta difícil de encontrar. Esta situación es vivida por el paciente con angustia y ansiedad que aumenta la sensación de dolor.  Las  investigaciones han demostrado  la existencia de un patrón de personalidad peculiar que condiciona la aparición de esta patología, así como su asociación con los factores psicológicos y sociológicos del paciente.

Es por ello, por lo que la vivencia del dolor en la fibromialgia puede depender también de las características de la personalidad del paciente;  así aquellos pacientes que lo viven con tensión emocional, ansiedad, depresión…. lo experimentan con mayor intensidad y generalmente no responden al tratamiento farmacológico; por el contrario, aquellas personas que desarrollan conductas adaptativas positivas como la creencia en sus posibilidades para superarlo, se asocian con niveles más bajos de dolor.

Banner
Banner
Banner